Blackwork, uno de los estilos de tatuaje más demandados


En nuestros cursos de tatuaje procuramos estudiar todos los estilos posibles y el blackwork no es una excepción. Este estilo se ha puesto de moda en los últimos años y os contamos por qué


El blackwork es uno de los estilos de tatuaje que más demanda tiene en la actualidad. Esto ha ocurrido en los últimos años ya que es un estilo tan amplio e influenciado, al mismo tiempo, por tantos otros estilos, que no hay tatuador que se resista a realizarlo. Sus características le dotan de gran peso visual y hacen que este estilo, de reciente aparición, no pase desapercibido.


¿Qué es el blackwork?


El blackwork, como su propio nombre indica es un “trabajo en negro”, es decir, es un estilo de tatuaje en el que solo se trabaja con tinta negra. Se caracteriza por el uso de altos contrastes, sin sombras ni tonos grises. Las líneas son muy precisas y se aplican degradados con texturas, puntos o tramas.


Para conseguir volumen y texturas, se usan técnicas como el puntillismo, las tramas con líneas, independientemente de que sean finas o gruesas. Lo más importante es usar un negro puro e intenso como único color y saber jugar con los contrastes y saturaciones. Para ello, el tatuador debe tener un total control de la máquina y un dominio de la técnica muy preciso, además de buen nivel de dibujo y experiencia para realizar el diseño –como en cualquier otro estilo–.

A diferencia de otros estilos, no hay una temática característica ni reglas que se apliquen al respecto. Este estilo no busca un nivel de realismo, sino que tienden a ser diseños simbólicos, geométricos, religiosos, místicos, abstractos, representaciones de ilustraciones contemporáneas con estéticas cercanas al cómic e incluso figuras tradiciones mezcladas con artes visuales más modernas. Ofrecen un abanico de posibilidades muy amplio por la gran influencia que en él ejercen otros estilos precursores.


Origen e influencias


La gran mayoría de los estilos está influenciado por otras corrientes de tatuaje, son adaptaciones o reinterpretaciones y el blackwork no es una excepción.


Algunas menciones históricas hablan de que el estilo blackwork tiene sus orígenes en los pueblos indígenas del mundo y sus tradiciones, concretamente en las tribus maoríes y polinésicas ya que éstas realizaban tatuajes para manifestar sus identidades, estatus social, linaje, representaciones religiosas o ideas de guerra. De ahí que, en ocasiones, este estilo es llamado neotribal porque supone una evolución de los tatuajes tribales, donde se cubren grandes zonas del cuerpo únicamente con color negro.


Como comentábamos antes, el estilo ornamental o geométrico también ha tenido una gran repercusión en el estilo blackwork ya que es muy característico el uso del negro intenso con líneas muy precisas que mantienen la naturalidad, elegancia y belleza de este estilo.


Uno de los estilos con el que el blackwork trabaja de la mano es el dotwork o puntillismo, que muchas veces es utilizado para aportar luces y generar sombras y volúmenes en el uso del negro como única tinta.


El tradicional es otro estilo de los que deriva el blackwork. En ambos se utiliza la misma técnica pero sin colores. El diseño es mínimo, con una línea externa en negrita y un marcado contraste procedente del negro. También, de la misma manera, podríamos hablar de influencias de New School o el Trash Polka, entre otros, siempre omitiendo el uso del color.


Artistas


Son muchos los tatuadores que trabajan el blackwork, bien de forma exclusiva bien combinándolo con otros estilos.


Algunos de los más destacados del panorama nacional son: Rosacio (@rosacio_art), Pepo Errando (@pepoerrando_tattoo), Ben Jacob (@benjacob.ink), Artur Rivera (@art.frus_tattoo), Jay (@ahorasoyjay), Franki (@franki_tattoo), Osho (@osho_tattoo) o Jose Metal Poke (@josemetalpoke), entre otros.

info@esapmadrid.com  - Avenida de Portugal nº 167 - 28011 - Madrid -

Tel: 91.940 97 30 / 622 47 55 14

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social Twitter